Las elecciones realmente existentes en los Estados Unidos de Norteamérica.

La disputa electoralera yanqui tiene y hace eje en correlaciones reales de poder determinantes y determinadoras de la correlación económica financiera corporativa realmente existente. Así, al avecinarse una nueva crisis financiera lo que en realidad esta en juego es quien habría de reordenar el tablero financiero del mundo mediante rescates y hundimientos corporativos financieros, mediando relación e interrelación entre el sector privado, el estatal y el gubernamental. Por cierto, en forma históricamente comprobable la dirigencia americana sectorizada en demócratas y republicanos ha alternado mandatos dobles, es decir, con reelección mediante según el esquema de los dos tramos. Pareciera ser que se acaba el mundo o que algo ha cambiado, pues esta en el planteo real un tercer trayecto demócrata para afrontar el nuevo rescate que se aproxima y así seguir acumulando concentración de capital financiero y poder personal a costa del deterioro de la situación de la economía real del mundo en todos los aspectos objetivos de la realidad económica yanqui y mundial tomados de conjunto.

Lo que ha cambiado es una sumatoria de temas que no expondremos aquí por bien conocidos por todo aquel entendido que no se hubiera distraído del transcurrir y el devenir del mundo desde Bretton Woods a la fecha y que, si cuenta con la metodología correcta de análisis de la realidad del presente, podría establecer una mirada prospectiva que le permitiría vislumbrar el futuro para alumbrar una mejor praxis en el presente. Personalmente creemos que, si Norteamérica como nación fuera un ente consecuente, el Pentágono debería hacerse cargo de la dirección de la política nacional americana pues ella es parte indisociable de su política exterior, piensese que los Estados Unidos de América viven a costilla del dominio del resto del mundo o de buena parte de el y ansían dominar y vivir a costa de todo el entero mundo, si se mantuvieran indefinidamente al servicio del 1% decreciente de la población que domina de momento al mundo. Así, si el poder militar pudiera primar en la determinación de la realidad social interna del estado americano, habría triunfado el eje del mal por sobre las fuerzas del mismo mal y de las del pretendido bien: el capital financiero concentrado en las manos de menos del 1% de la población de las 5 y cada vez menos naciones mas ricas, poderosas, terroristas y opresoras del orbe. Evidentemente que hablamos de USA, Reino Unido, Francia, Alemania e Israel entre otros, donde hay ademas aislados millonarios en países tan pobres en producto por habitante como India. Evidentemente que todo esto es de una imposibilidad manifiesta de llevar a la práctica en la realidad. Y es así por que de momento no lo permite la correlación real de fuerzas a escala planetaria. Personalmente creemos que si Norteamérica como nación fuera un ente verdaderamente consecuente y operara en función del interés colectivo de la humanidad las cosas cambiarían para mejor alcanzando en un brevísimo lapso de tiempo un estado óptimo adoptando medidas conducentes, que expondremos aquí, a un estadio superior que también expondremos aquí, superando esta y otras crisis que sumergen a mas del 99% de la humanidad en la mas precaria miserable condición objetiva y subjetiva de existencia. La correlación de fuerzas de momento es antagónica al acontecer de tal recambiar de la realidad. Nos pronunciamos por una V° vía alternativa. A tal efecto es que estudiaremos al mundo desde la época de las guerras francoprusianas a la fecha y los sistemas de pensamiento mas acertados que han hecho adelantar la rueda de la historia en sentido objetivo y veremos ademas aquellos que lo han hecho retroceder a la época de los cavernicolas a escala microlocal y global en determinado periodo de tiempo. Comenzaremos pues desde la Fenomenología del espíritu de Hegel y desde el capitulo IV de dicha obra, y mas precisamente desde la dialéctica del amo y el esclavo. En breve y a continuación.

Anuncios